Madrid: lloviendo y con niños

Madrid: lloviendo y con niños

octubre 3, 2019 0 Por amacrema

¿Jueves? ¡Esto va que vuela! ¿No notáis que se pasan los días volando? Siento que cuando empieza el día es lunes y, de repente, despierto de la siesta y tenemos ya aquí el fin de semana. Y yo, que me encanta que estéis al otro lado de la pantalla, he querido dejaros un regalo para que leáis durante este fin de semana: Madrid lloviendo y con niños. ¿Cómo lo veis? Disfrutadlo…

Salí de Madrid a principios de abril. Tenía muchas ganas de volver. Quería que Chencho recordara dónde había vivido durante su segundo medio año de vida. Las calles por donde había paseado. Los restaurantes donde había no-comido (aún era pequeño). Y quería que Cayetano se fuera ya familiarizando con la Ciudad. Al menos toda esta milonga es la que le contaba yo al maridín para convencerlo de que teníamos que regresar a l capital lo antes posible.


Fin de semana de temporal. Una gota fría azota España. Tragedia en el este del país. Lluvias torrenciales en el centro. Allá que nos vamos nosotros a pasar el fin de semana.


Mi móvil cargado de listas de compra de varios lugares: El Corte Inglés, H&M, Doña Carmen, Primark, Massimo Dutti, Zara, Ikea. ¡Necesito, por lo menos, tres días!


Cuando llega septiembre me gusta cambiar de temporada y que ese cambio de bote en ropa y en la casa. Y me gusta estrenar. Estrenar alguna prenda de ropa, estrenar pijamas y zapatillas, estrenar zapatos. Y ahora está ilusión no es solo para mí, sino también para mis retoños. Tengo ilusión por comprarles de todo para que estrenen, pero también deseo empaparles de esta ilusión para que la vivan cada septiembre.


Hemos pasado un día por El Barrio de Salamanca. Allí he aprovechado para comprarle ropa a los niños de otoño: pantalones largos, jerséis, leotardos, zapatos… También he cogido algo para mí.


En cuanto al tema gastronómico, no hemos buscado nada. No había tiempo para descubrir restaurantes guays para poder recomendar después. Hemos tirado del Vips y de la cafetería de El Corte Inglés. Que, oye, son muy buenos sitios para comer y cenar. A pesar de que ya me sé las cartas.


Cómo decía, se ha pasado todo el fin de semana lloviendo. Pero eso no nos ha impedido hacer nada de lo planeado. Recuerdo un pensamiento que me hizo reflexionar mucho en un viaje a Amsterdam. Allí llueve casi todo el rato, lo normal es que llueva, lo inusual es que no. Y la gente no deja de hacer algo por ello. Van en bici con su paraguas. Entran y salen con chubasqueros e impermeables, con las botas de agua. Los papás llevan a los niños en un carrito cubierto detrás de sus bicicletas. La lluvia no les detiene. En cambio, aquí, donde no estamos acostumbrados a que llueva, vemos cómo todo se ralentiza: atascos, carreras, paraguas y botas escondidas, encierros en casa, Centros comerciales colapsadla.


A mí no me gustan los centros comerciales. Me agobia el ver que salgo de una tienda y sigo en el interior. Lo que a mí me agrada es ir de tienda en tienda por la calle. ¿Y si llueve? ¡Pues abre tu paraguas! Pero por lo menos nos da el aire.


Así que hemos disfrutado de varias zonas de compras de Madrid durante los días que allí hemos estado. Y quería aprovechar para recomendaros dónde ir a comprar para, ya de paso, disfrutar de la capital.


El primer día, estuvimos en El Barrio de Salamamca. Ya he comentado en algún post que hay por allí tiendas de niños que están muy bien, tan solo hay que callejear un poco. Os dejo el link aquí. Además, allí podéis disfrutar del Zara o el Massimo Dutti más grande, donde podéis encontrar toda la colección de estas firmas. Así como las mejores marcas de ropa, calzado, bolsos…


El segundo día disfrutamos de la calle Órense y del mejor Corte Inglés, bajo mi punto de vista: el de Nuevos Ministerios. Es el más grande y tenéis todas las marcas. Y en la calle Órense, que está justo a la espalda de la Castellana, tenéis también todas las tiendas.


Y el tercer día disfrutamos de la Gran Vía. ¡Cómo no! Tenía muchas ganas de que Chencho volviera a pasear por esta calle que es puro espectáculo, y que Cayetano la pisara por primera vez. La tienda obligatoria es el gran Primark que hay en esta calle. Lo mejor, las primeras horas de la mañana (y entre semana mejor), porque siempre está abarrotado de gente. Y, por supuesto, no dejéis de visitar la librería La Central, que no me canso de recomendarla.

Librería la central
reto lectura septiembre
Libros para el reto de lectura


Y hasta aquí nuestro fin de semana madrileño. Espero que os haya gustado y que volváis para leer el próximo post. Un fuerte abrazo.

Si os gustan nuestras aventuras, podéis leer otras clicando aquí y aquí.


amacrema.