RESEÑA – La resurrección de los muertos

En el post de hoy os traigo una nueva reseña. Esta vez se trata de un libro de poesía escrita por un poeta en ciernes: Francisco Félix Caballero. Hablo de La resurrección de los muertos , un poemario que dará mucho que hablar. ¿Lo quieres?

 

la resurrección de los muertos

Autor: Francisco Félix Caballero

Título: La resurrección de los muertos

Páginas: 68

Editorial: éride ediciones

Nunca había reseñado un libro de poesía. Tal vez por falta de atrevimiento, tal vez por
falta de oportunidad. El caso es que siempre he pensado que un poemario es tan solo eso, un conjunto de poemas reunidos en un libro. Mi teoría era que cada poema iba por su lado, en una dirección, de la misma manera que cada uno de los relatos de un libro de relatos. Me ha parecido más sencillo reseñar una novela en la que ocurrirá una única acción protagonizada por los mismos personajes de principio a fin.

Sin embargo, he tenido la oportunidad de reseñar esta vez un poemario, o un libro de poemas, como queramos llamarlo, y no he podido resistir la tentación de ocuparme de un nuevo género literario. Su título, La resurrección de los muertos, podría inducir a suponer el contenido del mismo. Un único contenido si estuviésemos hablando de una obra narrativa: una historia de muertos vivientes, un relato religioso, una historia de terror. Pero nada de esto.

Con su primer poemario publicado, Francisco Félix Caballero quiere hacer reflexionar al lector sobre una realidad muy sencilla. Pretende que nos paremos a pensar durante un instante en la importancia de disfrutar de los pequeños goces de la vida, las pequeñas cosas que juntas se convierten en algo muy grande. Poema a poema invita a detenernos en la importancia de luchar por lo que queremos y de no dejarnos ningunear por nada ni por nadie. El autor quiere reflejar el refrán aquel que decía algo así como que si nos caemos, nos levantamos, y seguimos adelante.

Versos como “Masticando cristales,/ con los labios manchados / de sangre”; “buscar en las arrugas de los años/ y no encontrar/ al niño que en la casa de sus padres / jugaba a ser feliz”; “sueños encerrados en un panteón” o “invítame a ese lugar / donde las penas no existen” pueden ser representativos de todo este poemario que, como decía, pretende “resucitar” a los muertos. Unos muertos que somos cada uno de nosotros en nuestra realidad porque todos hemos querido tirar alguna vez la toalla cuando creemos que nuestro sueño nunca se podrá ver cumplido.

La idea persiste en todos los poemas, pero el autor va variando la temática en cada uno de ellos. Y, así, trata todas las etapas de la vida, los recuerdos de infancia, la adolescencia, la juventud y la madurez. Recuerda aquel primer amor adolescente y recurre al amor de la madurez. Escribe poemas ebrios y sobrios, historias optimistas y pesimistas, busca finales felices e infelices, pero en todos ellos se guarda en la manga un atisbo de esperanza: “ahora todas mis mentiras / tienen algo de verdad”. Siempre, por muy oscura que veamos nuestra realidad, veremos al final la luz.

La contraportada del libro asegura que muchos de los poemas que podemos encontrar tienen algo de misticismo, de espiritualidad. Y desde mi perspectiva lectora creo que este contenido místico lo descubrimos a través de las confesiones reflexivas que hace el poeta de todos los aspectos de la vida: el amor, el miedo, la esperanza, la frustración, la felicidad, la dicha…

Y ahora, con el permiso del autor, reproduciré el poema que más me ha gustado de La resurrección de los muertos y os invito a haceos con un ejemplar, porque no dejará a nadie indiferente.

MIS FANTASMAS

Hace un tiempo que los siento tras mis pasos,

El mismo tiempo que he dejado de soñar

Por el miedo a que dormido me despierten.

.

Mis fantasmas ya hace años que volvieron,

Me acompañan en silencio cada noche;

Aún no sé las intenciones que les mueven.

.

Les escucho cuando abro la nevera

Murmurar alguna historia de mi infancia:

Yo les hablo y ellos nunca me responden.

.

Rien sus sombras cuando ven lo que ya soy

Y su aliento empaña los cristales del salón

Que ahora desordenado y mudo les acoge.

.

Son aquellos que una vez también fui yo

Y en algún punto del camino se perdieron,

Entre el mundo real y el de los sueños.

.

Mis fantasmas siempre aguardan mi regreso

Tras la puerta que les sirve de frontera

Entre el mundo real y el de los muertos.

.

Francisco Félix Caballero, La resurrección de los muertos, Madrid, éride ediciones, 2015.

Si queréis conseguir vuestro ejemplar, podéis hacerlo pinchando aquí o desde la propia editorial: éride ediciones.

Os animo a que lo leáis y volváis por amacrema para hacernos llegar vuestra opinión.

Besos.

2 comments

  1. Francisco Félix Caballero says:

    Muchas gracias, África, por darme la oportunidad de aparecer en tu página. Es para mí un honor aparecer en Amacrema, que es un sitio muy cuidado y con excelentes contenidos. He tenido la oportunidad de asomarme a algunos de tus textos de cosecha propia, y me han gustado mucho. Seguiré tus próximas actualizaciones, por supuesto. A tu disposición y encantado de saludarte. Un abrazo a todos los lectores. Nos leemos.

    • amacrema says:

      El honor ha sido mío al tener la oportunidad de conocer tu obra y leerla. Te deseo toda la suerte del mundo en tu aventura. Me alegro de que te haya gustado mi blog y que desees seguir leyendo. Aquí te espero. Un abrazo.

Deja un comentario