Rutina de mañana

Rutina de mañana

julio 23, 2018 1 Por amacrema

¡Hola a todos! Cómo estáis? En el post de hoy os contaré cuál es mi rutina de mañana. No solo os voy a hablar de los productos que utilizo, sino también de cómo me organizo para comenzar mi día con mucha energía. Espero que lo disfrutéis. ¡Comenzamos!

Mi día suele empezar hacia las ocho y media de la mañana. Me encanta ver el amanecer desde la cocina de mi casa. Vivir en las alturas te regala el privilegio de ser los primeros que ven empezar el día. Lo primero que hago es meterme directamente en el baño. Limpio el rostro con el mismo jabón de leche de burra que utilizo por la noche. Os hablé de él en el post sobre mi rutina de noche que os dejo linkeado aquí. Después me pongo la crema hidratante Hidra Genius de L´Oréal. Tengo la piel grasa y me gustan las texturas ligeras y tipo gel para que se me trague cuanto antes y no me deje sensación grasa en la piel.

A veces, cuando siento el rostro apagado y sin luminosidad pongo una ampolla efecto flash como estas que os enseño. Te ilumina la piel al instante y luego el maquillaje se ve más bonito.

Con la cara limpia e hidratada hago una sesión de veinte minutos de yoga. Desde que soy mamá me es complicado sacar algo de tiempo para moverme. Y aunque no soy muy de hacer deporte sí creo que es bueno moverse un poquito cada día. Cuando no hace tanta calor salgo a caminar, pero ahora tendría que salir muy temprano y con el bebé no tengo tiempo, ya lo retomaré en otoño. Así que he cambiado el caminar por un ratito de yoga desde casa. Lo hago con unos vídeos de Youtube de Boho beautiful yoga. Es perfecto para estirarme al levantar y comenzar el día relajada y llena de energía.

Después, voy a desayunar. Siempre lo mismo, café y tostada. Aprovecho para echar alguna que otra fotillo y subirla a Instagram. Me encanta dar lo buenos días a la gente, creo que llena de energía positiva el día. Y a través de esta red social me parece que es una gran forma de hacerlo. Sígueme en @amacrema_ . En el trabajo, cuando entro en el aula, espero paciente a que los alumnos se sienten y guarden silencio (lo hacen enseguida porque ven que estoy esperando para saludarlos) y les doy los buenos días para empezar con energía la clase. Siempre sonríen.

Durante el desayuno también aprovecho para escribir en una libreta todos los planes del día. Desde que me quedé embarazada creo que perdí algo de memoria, así que no dejo nada a la posibilidad del olvido. Escribo las tareas pendientes y las voy desarrollando a lo largo de la jornada. Lo dejo por escrito todo, aunque sea una tontería del tipo: poner una lavadora.

Después voy de vuelta al cuarto de baño. Es hora de maquillarme para todo el día. Mis amigas se ríen porque no creen que me maquille tan pronto, pero es cierto que lo hago. No me gusta salir a la calle sin maquillar y tarde o temprano tendré que hacerlo, así qué ¿por qué esperar? Un rostro maquillado es un rostro saludable, bonito, lleno de vida y expresividad. Al menos así lo veo yo. Alguien me dijo una vez que llegada una determinada edad de la mujer debe salir siempre de casa con un poquito colorete y algo de brillo en los labios.

Ahora en verano utilizo la crema con protección solar y con color de Avene. Sobre todo para diario. Si voy a salir o quiero maquillarme un poco más utilizo la base fluida mate de Mary kay. Con ella he conseguido que la base apenas se note, se funde perfectamente con mi piel y es muy ligera, algo que también agradezco por la tendencia grasa que tiene mi piel. Pongo en las mejillas un poco de los polvos terracota de Guerlain, todo un descubrimiento. Tienen el color perfecto para dar rubor a las mejillas, pero que parezcan naturales. Como si hubiera pellizcado mis mejillas así como lo hacían nuestras antepasadas para destacar esta parte del rostro.

Hago la raya con un lápiz negro. Estoy utilizando uno de Maybelline, pero no tengo ninguno fetiche. Me da igual siempre y cuando pinte bien. Y la máscara de pestañas, eso sí, siempre la básica de Clinique, otro descubrimiento. No las apelmaza, las alarga e ilumina la mirada. En los labios un rosa claro, de momento, para estar en casa. Si salgo luego puedo poner algo más de color.

Parece que se me va toda la mañana en este ritual de chapa y pintura, pero he cogido el ritmo y tardo mucho menos que por la noche. Unos diez minutos. Ya me siento preparada para comenzar el día.

 

Muchas veces acompaño este hábito mañanero con la radio para estar informada de la actualidad social y política, otras veces pongo música. Por la mañana hay que activar el cuerpo para que empiece a funcionar.

Espero que os haya gustado este post. ¡Me encantaría que me lo hiciéseis saber en comentarios o por las redes! Nos leemos el próximo jueves con muchas más cositas. Un beso. amacrema