KAKEBO

11 consejos para mejorar la economía familiar

¿Qué tal estáis? Ahora que va terminando este 2019 quería daros 11 consejos para mejorar la economía del hogar y empezar con buen pie el 2020.

Se trata de una serie de hábitos que os ayudarán a administrar mejor vuestro dinero, saber en qué lo invertimos y, algo que nos preocupa a todos: cómo conseguir ahorrar algo de dinerito cada mes.

1. Llevar un sistema de control de gastos.

Primera regla básica y fundamental. Nosotros empleamos el método Kakebo que os recomiendo con los ojos cerrados.

Nuestros dos KAKEBO – 2019 y 2020

El KAKEBO es un método japonés para saber por dónde se va nuestro dinero, en qué lo invertimos, de cara a ser conscientes de dónde podemos recortar para tener más dinero. Vamos viendo dónde se van nuestros gastos y así al mes siguiente controlas el gasto en ese área e inviertes en otro donde no hayas invertido nada de dinero.

Lo hemos estado utilizando durante todo este año y ya tenemos el nuevo libro para el 2020 porque hemos quedado encantados con el método. Además, es uno de los regalos que no dudamos en hacer, sobre todo de cara a estas fechas tan señaladas. Podéis haceos con vuestro ejemplar pinchando aquí.

En este enlace os dejo un post en el que expliqué con más detenimiento en qué consiste el método KAKEBO.

Pero podéis llevar el control con cualquier otro sistema: una libreta, unos sobres destinados a cada gasto,etc.

Mi bisabuela utilizaba las hojas de un libro para señalarse su presupuesto semanal. En cada hoja ponía el dinero destinado a gastar cada semana y nunca tocaba lo de otra hoja. En otro libro dejaba dinero destinado a grandes gastos (facturas, recibos, cumpleaños…) y, cuando le sobraba algo de dinero lo guardaba en una caja. Poco a poco, esa caja iba teniendo cada vez más dinero. El ahorro es una hormiguita. Poquito a poquito y con constancia.

2. Controlar todos los gastos de la casa

Facturas, tickets de compra, recibos… Es muy fácil que se nos olvide o se nos pase comprobar que nos han devuelto el dinero a la tarjeta de algo que hemos comprado. Por eso, es importante estar pendientes de esos gastos. Y si vemos que nos han cobrado algo improcedente hay que reclamarlo. ¡Siempre! Por muy poco dinero que sea. Si nos han cobrado un euro de más, es nuestro. Y, así, gotita a gotita supondrá un ahorro.

3. La cesta de la compra

Mi lista de la compra, siempre a la vista

Es importante tener un presupuesto semanal para hacer la compra y ajustarse a él. Más vale que sobre, que no que falte. Es decir. Nunca nos pasemos ni un euro ese presupuesto. Y si nos ha sobrado una semana algo de presupuesto, se guarda, no pasa a la semana siguiente. De esta manera siempre empezaremos desde cero. Lo mejor para ajustarse es hacer la compra por internet. Puedes quitar y poner productos antes de aceptar la compra. No así en un súper.

Por, ello, si vas a hacer la compra en el supermercado es importante que compres solo lo que llevas en la lista. Y para ello, es importante que hagas una muy buena lista. Apunta en una hoja lo que va faltando o lo que prevees que pronto se va a acabar y es importante. Y antes de ir al súper mira bien en casa lo que tienes, para no comprar, por ejemplo, un par de botes de tomate frito cuando tienes uno en casa, si no va a hacerte falta tanta cantidad.

Un truquito que os doy es saber bien cuándo me hará falta un producto. Si no lo necesito de inmediato y esta semana tengo otros muchos productos más urgentes, puedo dejarlos para la semana siguiente. Así, mi presupuesto no se verá afectado.

  • Compra marca blanca cuando sean básicos
  • Mira los formatos ahorros
  • Mira bien el precio de los productos (el precio por unidad, por kilo, por litro…) y estate pendiente del precio de lo que consumimos habitualmente (cuando son precios que varían)
  • Persigue las ofertas: pescados, carnes, marcas de yogures, de leche..

4. Conoce subvenciones a las que puedas agarrarte.

Cada Comunidad Autónoma ofrece ayudas a su ciudadanía. Es imporante conocerlas por su podemos beneficiarnos de ellas.

5. Aprovecha lo gratuito y público en la medida de lo posible

Bibliotecas, piscinas públicas, polideportivos, transporte público, centros culturales… Todo es cuestión de estar pendientes de lo que nos ofrece nuestra ciudad y aprovechar estas oportunidades.

6. Utiliza tarjetas

De los supermercados o tiendas que te hagan descuentos y te den bonos. Y estate muy pendiente de los días en los que te hacen tal descuento o te regalan tal producto, al final de mes notarás como hay algún dinero que te ha sobrado y lo puedes destinar al ahorro.

7. Hereda

Sobre todo si tienes hijos, primos, sobrinos, hermanas… Los niños necesitan ropa nueva cada tres meses porque se les queda pequeña. Que la ropa o los complementos pasen de unos a otros, siempre que se pueda, claro está.

8.Evita comprar por comprar

Si algo no te hace falta, no lo compres. Déjalo para cuando tengas dinero previsto para ello. Tienes el capricho de unos botines nuevos, perfecto. Ve guardando dinero, poquito a poquito, durante varios meses y, cuando tengas todo el dinero, lo compras. No saques de repente el íntegro del importe de la cuenta porque eso hará mucho daño a todo el mes.

9. Planear gastos con varios meses de antelación

Y me refiero a viajes, porque siempre saldrán más baratos si se hacen contiempo, pero también al dinero destinado a actividades extraescolares, a cumpleaños o a regalos de Navidad. Este año hemos estado guardando algo de dinero todos los meses para así aprovechar los descuentos del Black Friday.

El coste de los regalos no nos ha supuesto ningún esfuero y hemos llegado al mes de diciembre con todos los regalos de Navidad y de Reyes ya comprados. ¡Lo que es maravilloso! Estamos desde comienzos de octubre comprando regalos, aprovechando descuentos y bonificaciones.

10. Distribuye el dinero en sobres

También os recomiendo que tengáis un sistema o bien de sobres o bien de cajitas (o lo que se os ocurra) donde guardéis separado el dinero que vais a destinar para cada cosa. Y no lo toquéis más que para ello. Así ese dinero ya estará a buen recaudo si, por ejemplo, habéis ido guardando dinero para comprar ropa tal mes. Cuando ese mes llegue, tendréis ahí guardado el dinero necesario sin tener que disponer de él de la cuenta.

11. Crea tu cuenta de ahorro

Destina dinero siempre a comienzo de mes. Por poco que sea. En mi casa siempre han dicho eso de si ganas dos, guarda uno. Pues eso. NO es cuestión de guardar la mitad de lo que ganes, pero sí guardar algo de dinero siempre a principio de mes. Págate a tí primero. No vaya a ser que a finales no quede nada. Y, muy importante, nunca tires de ese dinero ya ahorrado para nada. Debes ajustarte a lo que tienes. Si al final de mes te ha sobrado algo, ¡genial! Guárdalo también.

Así, cuando comience un nuevo mes, empezarás otra vez de cero. Al ahorro también puede destinar todo el dinero extra que te vaya llegando: dinero por el cumpleaños, algún premio,etc. Recordad, poquito a poquito el montón va creciendo. Mirad en todos los bancos, porque hay cuentas de ahorro que van subiendo una poquita rentabilidad por el hecho de tener allí tu dinero. Es muy poquito, tal vez un céntimo al mes, pero menos es más. Debajo del colchón no crecerá el dinero.

Nuestro KAKEBO, listo para el comienzo del nuevo año

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que estos 11 consejos para mejorar la economía familiar os sirvan de ayuda. Vuelvo a deciros que os hagáis con el método KAKEBO porque os ayudará con la administración del dinero en casa.

Dejadme en comentarios vuestros métodos de ahorro y cómo mejorais vuestras financias domésticas.

Gracias por leerme. Os espero en el siguiente post. Un abrazo muy fuerte. amacrema.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RECIBE TODAS MIS NOVEDADES

Suscríbete a mi newsletter para estar al tanto de todas las novedades de mi web