carla montero

ENTREVISTA – Carla Montero

 De profesión ama de casa y, en su poco tiempo libre, escritora, Carla Montero ha conseguido hacerse un hueco en el complicado mundo de la literatura. Compatibilizada el cuidado de sus hijos (cuatro ni más ni menos) y de su hogar con el oficio de escribir. Confiesa que siempre le ha gustado contar historias, pero que jamás pensó en publicarlas. Por eso, dice que se convirtió en escritora de las que publican gracias al Premio Círculo de Lectores, un premio que otorgan directamente los lectores, sin mediar con la crítica. Por ello, considera que no había mejor regalo que miles de lectores eligieran su novela, Una dama en juego, como la mejor, la que más les había gustado. Después de ella vino La tabla Esmeralda, que se convirtió en best seller internacional en muy poco tiempo. La piel dorada es su última novela y en muy poco tiempo ha logrado colocarse entre los libros más vendidos. Todo un éxito para una mujer normal, con una vida normal, a la que tan solo le gustaba contar historias. Pero parece que a los lectores también nos gusta escucharlas (o leerlas).

Carla Montero nació en Madrid en 1973. Es licenciada en Derecho y diplomada en Dirección de Empresas. Trabajó durante algún periodo de su vida, pero cuando nació su primer hijo tuvo claro que quería dedicarse de lleno a su familia. Ahora intenta que sus viajes no alteren el ritmo familiar, pero asegura que a veces es complicado. Le entristece dejar alguno de sus niños llorando en casa cuando ella tiene que salir a hacer una entrevista, pero sabe que ellos se sienten orgullosos del trabajo de su madre. Ha acudido en multitud de ocasiones al colegio de sus hijos a dar charlas y es la mamá del cole que sale por la tele. Todo un lujo para sus hijos. Amante de la buena cocina, del cine, de viajar, hace yoga siempre de que puede y le dedica el tiempo que le deja a la lectura.

Carla es la viva imagen del esfuerzo y el querer. Tenemos la suerte de tenerla aquí, bajo estas líneas, dedicándonos un rato de su ajetreada agenda. Para el mes de febrero, el mes del amor, vamos a disfrutar de una de las escritoras más leída de nuestro país, pero desde aquí aprovecho para informar que habrá muchas sorpresas en los próximos meses. Os dejo ya con la entrevista que tuve con Carla Montero, espero que la disfrutéis y compartáis impresiones. Un fuerte abrazo a todos.

Hola Carla, bienvenida al blog amacrema y muchísimas gracias por ayudarme en la difícil tarea de la difusión. Sé que es muy difícil para vosotros dedicarme un rato y que lo hacéis con gusto, por ello estoy doblemente agradecida.

1-    Te han preguntado en multitud de entrevistas sobre tus inicios en el mundo de la literatura. Según he leído escribes desde pequeña, pero nunca te habías animado a publicar nada por pudor. ¿En qué se basaba tal pudo? ¿En el miedo a la crítica? ¿En simplemente vergüenza? ¿No sientes ahora ese mismo pudor al ver o escuchar a alguien leyendo alguna de tus novelas?
Escribir empezó siendo algo muy personal, deseaba satisfacer la necesidad íntima de expresarme, de contar una historia, de emular a mis autores favoritos. Pero lo cierto es que nunca he sentido el impulso de compartirlo con nadie. De un modo u otro, los escritores, aún de ficción, dejamos algo muy nuestro en cada libro y, al publicarlo, queda expuesto. Yo soy una persona bastante reservada y esa exposición no me entusiasma, aunque con el tiempo y ya tres libros editados, he aprendido a superarla. También es cierto que hay que conocerme muy bien para intuir que hay de mí en cada historia y en cada personaje.
2-    ¿Qué sentiste cuando te llamaron por teléfono para informarte sobre que habías sido la ganadora del Premio Círculo de Lectores?
Recuerdo que en el primer momento sentí una gran alegría y emoción. No me lo esperaba. Me temblaba todo el cuerpo mientras hablaba con la editora de Círculo que me llamó y no podía quitarme la sonrisa de tonta de la cara. Luego, cierto miedo, estaba a punto de entrar en un mundo que desconocía y que siempre me había inspirado mucho respeto; deseaba estar a la altura. También con el tiempo he aprendido que hay que sacudirse el miedo y disfrutar. Es un trabajo peculiar: no se puede desempeñar si no lo disfrutas. Si algún día para mí pierde esa magia, lo dejaré.
Creo que se trata de un concurso para escritores que no han publicado nunca, ¿puedes contarnos algo más sobre ese concurso?
En mi opinión es uno de los premios más interesantes que se conceden en este país y te puedo asegurar (ahora soy miembro del jurado) que es completamente imparcial y libre de cualquier interés más allá del de descubrir y promocionar nuevos talentos. La singularidad de este premio, además de ser exclusivamente para autores noveles y por lo tanto de competirse en igualdad de condiciones, es que son los propios lectores los que lo votan. Al jurado nos pasan cinco manuscritos que han superado una primera criba, de los cuales escogemos tres. Esos tres se ponen a disposición del público en internet para que los lea, los valore y vote el que más le ha gustado. Teniendo en cuenta que este último jurado está compuesto de unas 15.000 personas, es imposible que haya amaños, intereses o premios ya dados. Gana, simple y llanamente, la novela que más ha gustado.
3-    Fue con tu obra Una dama en juego con la que te diste a conocer, ¿recuerdas qué pensaste cuándo empezaste a escribirla? ¿Cuál era tu ambición? ¿Qué pretendías conseguir con ella cuando la terminases?
En realidad sólo pensé en que quería escribir la historia que a mí me apetecía leer. Es como cuando vas a un restaurante, pruebas un plato que te encanta y luego en casa lo quieres cocinar para repetir esa sensación pero con algo   completamente adaptado a tus gustos y además disfrutar del hecho de haberlo cocinado tú misma. Escribir es como un juego: creas los personajes y los llevas por una historia en diferentes escenarios que también tú creas. No tenía más ambición que la de disfrutar de ese proceso, que la de jugar. Por eso nunca daba por terminada la novela, la sacaba del cajón una y otra vez para seguir jugando con ella.
4-    Vamos a hablar ahora de tu proceso de escritura, ¿cómo te organizas el trabajo? ¿Corriges mucho al mismo tiempo o esperas a creer haber terminado de escribir cuando regresas a la primera página? ¿Cuántas veces lees la novela antes de considerarla terminada?
Mi forma de escribir ha cambiado con el tiempo. Mi primera novela me lancé a escribirla sin demasiada planificación, luego leía y releía, haciendo cambios y correcciones constantes, jugando, en definitiva, como te decía antes. Pero las circunstancias eran diferentes: era una novela para mí. Ahora las cosas han cambiado. Primero, porque con la práctica y el tiempo mejoras el oficio; y segundo, porque los plazos editoriales te obligar a trabajar de otra manera. Ahora soy más sistemática, más metódica y escribo el primer borrador como si fuera a ser la versión definitiva; por supuesto, nunca lo es, pero no quiero correr para llegar a la última página y crearme la ilusión de que a novela está terminada cuando en realidad requiere muchísimas revisiones para las que igual ya no hay tiempo. Tampoco quiero lanzarme a emprender un viaje sin haber previamente pensado en el recorrido porque no puedo permitirme quedarme atascada o desorientada a mitad de camino. Tengo que tener una hoja de ruta antes de empezar. Además existe un peligro: para un autor –al menos a mí me pasa- el libro nunca es perfecto. Incluso haría cambios en libros ya publicados. Ahora, lo que hago es escribir hasta donde me dé la inspiración y el tiempo ese día, al día siguiente releo y corrijo lo del día anterior y sigo escribiendo. Así hasta terminar el primer borrador, que reviso un par de veces más antes de pasárselo a mi editora. Al final es un trabajo que tiene más de transpiración que de inspiración.
5-    He escuchado tu truco de “novela coctelera” varias veces, pero ¿podrías contársela a mis seguidores? Tal vez alguno se amine a seguir ese modelo de “best seller”.
El punto de partida es bien sencillo: se trata de mezclar géneros para atraer a una variedad de gustos. El término novela coctelera lo cogí de Umberto Ecco. Cuando le preguntaron cuál era el secreto de haber escrito una novela con tanto éxito como El nombre de la rosa, respondió que era tan sencillo como coger una coctelera y mezclar en ella diversos ingredientes: intriga, contexto histórico, romance… Como digo es un punto de partida sencillo. Lo difícil es saber en qué proporción añadir los ingredientes y cómo mezclarlos para que el resultado sea un éxito y no una amalgama de cosas sin sentido, de sabores que no combinan.
6-    ¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir una novela? Me refiero a desde que piensas el tema/argumento hasta que la das por finalizada. ¿Planeas todo desde el principio o te dejas llevar por los personajes y sus historias?
Hasta ahora vengo publicando una novela cada dos años, lo que me obliga a escribirla (por contrato y por interés propio) en un plazo de unos dieciocho meses. Como decía antes, siempre parto de una hoja de ruta. Pero es un sistema mixto entre planificación y dejarse llevar. Una vez que surge la idea, se produce una proceso un tanto mágico –no sabría cómo explicar de qué modo sucede tal paso- en el que esa idea da lugar a una historia. Entonces, escojo los escenarios y el contexto histórico e inicio una etapa de documentación e investigación que dura unos tres meses (aunque en realidad se prolonga hasta que la novela está terminada). Luego, con el contexto más o menos claro, empiezo a diseñar los personajes, primero los principales y luego los secundarios (algún secundario puede aparecer mientras escribo aunque no estuviera previsto). Posteriormente, elaboro un esquema de acontecimientos: qué es lo que va a ir sucediendo a lo largo de la historia; con dos hitos que no van a variar: el comienzo y el final. Lo que ocurra entre medias es flexible: según voy escribiendo puedo añadir escenas no previstas o quitar otras, hacer caso a los personajes, que tienen su propia forma de moverse por la historia, que a veces te piden vivir cuando tú habías previsto matarlos, o no se quieren comportar del modo en que tú querías. Y es que una cosa es diseñar un personaje aisladamente y otra es ponerlo a interactuar con la historia, el contexto y los demás personajes.

7-    De momento, tus novelas narran historias ambientadas en un periodo histórico pasado y suelen contar con algún misterio, ¿te animarás a cambiar el género? ¿tal vez humor o sátira?
No se puede decir “de esta agua no beberé”, pero de momento es un género con el que me siento cómoda y me divierto, además de enriquecerme personalmente gracias a la investigación. No creo que vaya a cambiarlo, al menos a corto plazo.
8-    ¿Cómo ves la evolución de las nuevas tecnologías? ¿Podrían ser una amenaza para el mundo editorial (por el tema de la piratería)? ¿O son, por el contrario, una vía para la autopublicación de nuevos escritores? En España no se lleva demasiado, pero en Estados Unidos, por ejemplo, son muchos los escritores que se lanzan a vender sus libros a través de internet. ¿Se perderá el contacto con el libro en papel? Y, lo que es peor, ¿se perderá el contacto con los lectores en presentaciones, firmas, etc.?
Las nuevas tecnologías no son una amenaza. Al contrario, son un medio eficaz de promoción, publicación, difusión, distribución. No creo que vengan a suplir al papel, del mismo modo que el coche no ha sustituido la bicicleta ni el aspirador la escoba. Hay un momento, una ocasión y un lugar para todo. Yo soy de otra generación, pero mis hijos, que han nacido inmersos en la revolución tecnológica, lo mismo viven pegados a una tablet que se llevan a la cama un libro de papel.  Las nuevas tecnologías no sólo no son una amenaza para el contacto autor-lector, al contrario, a través de las redes sociales ese contacto se ha intensificado y agilizado, se ha vuelto inmediato. Y seguirá habiendo firmas y presentaciones porque el cara a cara no lo suple nada. Otra cosa es la piratería, pero las nuevas tecnologías no son las culpables, son sólo el medio que la ha facilitado. Es una cuestión de educación y concienciación. Es que la gente entienda que piratear, que descargar ilegalmente un libro, una película, un juego, una canción o cualquier contenido sin permiso de su autor es menospreciar el trabajo de mucha gente, es robar sin paliativos. Pero la mayoría de la gente no es consciente de ello desde el momento en que me dicen, a mí y sin reparo, que se han descargado mis novelas, como si yo tuviera que entenderlo. Lo que demuestra que no hay conciencia de mal, no hay una educación al respecto. Y en eso es en lo que tenemos que poner nuestros esfuerzos. Nosotros ya no tenemos remedio, pero hay que concienciar a nuestros hijos en la idea de que la piratería no sólo es un delito, es una inmoralidad.

9-    Y para finalizar, una pregunta obligada Carla, ¿qué estás escribiendo ahora? ¿Nos puedes dar alguna pista?
En la línea de mis anteriores novelas, el lector se va a volver a encontrar con una mezcla de géneros esta vez para relatar la historia épica de dos hermanastros, ella fascista y él comunista, y su forma de vivir, desde sus diferentes ideologías, los acontecimientos de la Guerra Civil Española, La Segunda Guerra Mundial y la postguerra hasta los años cincuenta.
Mil gracias, Carla, por tu disponibilidad y tu tiempo. Espero que hayas disfrutado con esta entrevista. Un fuerte abrazo.

África Crespo (amacrema)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *