Cheesecake con frambuesas

Esta cuarentena nos va a dejar cuarenta kilos de más. Y no es para menos. Nos hemos aficionado demasiado bien a la repostería. Ha sido el mejor entretenimiento para todos en estos días y semanas tan complicadas.

Ahora que podemos salir a jugar con los niños y que puedo recuperar mi rutina deportiva de caminata por el campo creo que la repostería debería terminar. O, por lo menos, dejar de cocinar una tarta cada dos días.

De todos modos, ya que me he reconciliado con la cocina no voy a abandonarla. Seguiré descubriendo recetas saludables, de esas que tanto nos gustan y que no nos dejan después remoridimientos y cargos de conciencia.

Por lo pronto, os dejo la receta de esta tarta de queso, que es muy fácil y, oye, tampoco tiene demasiadas calorías. Ahora bien, está tan buena que tenéis que probarla. ¡Y ya me contaréis!

Ingredientes

Para la base

Galletas tipo Digestive

Mantequilla

Aroma de vainilla

Para el relleno

Medio litro de leche entera

Dos sobres de cuajada

Dos huevos batidos

Una cucharada sopera de azúcar blanca

Cuatrocientos gramos de queso en crema: al gusto. Yo mezclé 300 gramos de queso tipo philadelphia que es más suave con 100 gramos de otro queso más fuerte para darle un sabor más intenso.

Preparación

  1. Trituramos las galletas y añadimos la mantequilla derretida y unas gotitas de la esencia de vainilla.
  2. Ponemos una cacerola a fuego medio y agregamos: el medio libro de leche, el azúcar, los sobres de cuajada (podéis batirlos con leche previamente para que no se hagan grumitos), los dos huevos batidos, el queso en crema. Y lo dejamos cocinar.
  3. Cuando empiece a hervir, cuidado porque salta, lo retiramos del fuego y lo vertemos sobre la base de galletas.
  4. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y después metemos la tarta al frigorífico durante, al menos, tres horas. De un día para otro está mucho más rica.

Decoración

Una vez que ha pasado el tiempo ponemos mermelada de frambuesa por encima y decoramos con unas frambuesas. Esto es al gusto, por supuesto.

Espero que os animéis a hacerla. Está muy buena y, como véis, es muy fácil.

Nos seguimos leyendo. Feliz día. Ya vamos viendo la luz al final del túnel.

Un fuerte abrazo,

África.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *