RECOMENDACIONES LITERARIAS

Después
de tanto tiempo sin leer un libro, vuelvo a hacerlo a lo grande. Y qué
mejor que con uno de la Premio Nobel 2013, Alice Munro y con Cartas a Louise Colet
de Gustave Flaubert. Uno literario y otro no literario para poder
fácilmente alternar lecturas. Este último me lo recomendó, aunque no
personalmente, Mario Vargas Llosa. Él asegura que le dio muchos trucos
para aprender a escribir, muchas recomendaciones literarias que le ayudaron en su formación como escritor, así que yo estoy deseando leerlo
y estudiarloYa os contaré, de momento os dejo las reseñas de ambos
por si alguien se anima a acompañarme en mis lecturas.

 LA VIDA DE LAS MUJERES, ALICE MUNRO
Al comenzar la novela, Del Jordan es una chiquilla que vive con sus
padres y su hermano Owen en una granja en la que se crían zorros. Su
casa está ubicada en la difusa frontera que separa la pequeña población
de Jubilee del campo, y que divide virtualmente también a la familia: el
padre se dedica a las arduas labores del criadero y la madre,
agnóstica, culta y feminista, vende enciclopedias a los granjeros de la
zona.

Del relata su vida cotidiana, sus relaciones con los
vecinos, amigos y parientes, y muy en especial con los tíos, que son
personajes entrañables: el tío Benny, las tías Elspeth y Grace,
maliciosamente pícaras, el tío Craig, mimado y convencido de ser un
paladín de la memoria. Pasado un tiempo, la madre decide trasladarse al
centro del pueblo en busca de horizontes más estimulantes. Fern, su
nueva inquilina, participa de la vida familiar y les abre nuevos
horizontes, y Del entiende que tendrá que decidir entre la vida
socialmente impuesta –hogar, iglesia, matrimonio, hijos– y la vida
elegida, que está en otra parte. Ese descubrimiento es también el de la
vocación literaria, una suerte de llamada, de deber para
con el mundo.

CARTAS A LOUISE COLET, GUSTAVE FLAUBERT
Que nadie pregunte por las cartas de Louise Colet a Gustave Flaubert: la
piadosa mano de Caroline Franklin-Grout, preocupada por mantener limpia
la memoria de su ilustre tío, destruyó aquellas misivas, harto
indecentes a su juicio. Pero es inútil lamentarse al respecto. Las
cartas de Louise a su amante difícilmente podrían contener nada muy
nuevo, nada que no sepamos o podamos adivinar gracias a las cartas del
propio Flaubert entre agosto de 1846 y marzo de 1855. 
En efecto, éstas
no constituyen la mitad de un todo truncado para siempre, la mitad del
medallón que encaja en su otra mitad, las réplicas de un diálogo
perdido. Son una totalidad, un monólogo completo y redondo, un retrato personal
e íntimo del joven Flaubert y de la poetisa madura. Poco importa que
dichos retratos sean exactos o que estén falseados, sobre todo en las
primeras cartas, por la pasión amorosa. Tal fuego, en todo caso, no
duraría. Los entusiasmos iniciales de los primeros meses, ocasionalmente
enfriados por riñas epistolares (sobre todo epistolares, pues las
ocasiones de verse eran escasas), cederán pronto ante la serenidad de
sentimientos más tibios, y darán paso, antes de la ruptura final, a lo
que da todo su valor a estas cartas para el lector no exclusivamente
interesado por la vida sexual de los famosos: las reflexiones de
Flaubert sobre la vida y sobre el pasado; consejos (desaprovechados)
sobre lecturas, y sobre el arte de escribir; varias fobias, y ardientes
filias; juicios apasionados sobre la amistad y el arte, sobre la
sociedad y sobre la creación literaria; larguísimas, detalladas
anotaciones y correcciones de textos de Louise, que revelan la paciencia
y el gusto artístico de Flaubert y, en definitiva, la lealtad a su
amiga. 
Ni siquiera las correcciones de Gustave lograron que los versos
de «la Musa» sean legibles hoy. La poetisa profesional ha muerto para la
historia literaria, pero la amante de Flaubert vive en las cartas, lo
que no deja de ser un consuelo, y algo que debemos agradecerle.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RECIBE TODAS MIS NOVEDADES

Suscríbete a mi newsletter para estar al tanto de todas las novedades de mi web