CÓMO PREPARAR TÉ INGLÉS

Me encanta tomar té mientras leo un gran libro. Lo he dicho tantas veces que me siento muy repetitiva, pero no puedo parar de compartir la gran experiencia con todos vosotros.  Y ya no diré si, además, está lloviendo. Por eso me parecía una gran idea compartir todos mis conocimientos con todos vosotros sobre esta maravillosa bebida. ¿Quieres saber cómo es la manera correcta de tomar té? ¿Quieres saber como preparar té inglés?¡Quédate conmigo!

 

Es cierto que cuando te gusta algo acabas por hacerte una experta, simplemente por el interés que ponemos en aprenderlo.

Lo primero que supe del té es que es una bebida muy diurética y nos ayuda a eliminar líquidos. Esos líquidos tan engorrosos que se nos quedan atrapados en el organismo y nos mantienen hinchadas todo el día. El único inconveniente de esto es que después nos paseamos sin parar al cuarto de baño más cercano. ¡Pero de eso se trata!, de eliminar.

Hay cientos de tipos de tés y cientos de maneras de prepararlo y tomarlo. Sin embargo, no siempre lo hacemos bien. Muchas veces, y es mi caso, por falta de tiempo. Por eso quería contaros cómo se prepara el té y cómo se sirve, para disfrutar y gozar de esta práctica.

portateaAlgo importante que debemos saber es que las bolsitas que vienen preparadas no son de buena calidad. En muchas ocasiones rellenan estas bolsas con los restos de hierbas que han ido sobrando y las propiedades se pierden. Son sobras de las verdaderas hojas de té, desperdicios. Por supuesto que no todas las marcas funcionan así. Desde mi punto de vista, hay que fiarse de aquellas que utilizan bolsas de seda como filtros para el té. Lo mejor es comprarlo a granel en tiendas especializadas, que vemos la hoja o las ramitas de hierbas. Si solo vemos virutillas, ¡peligro! no es té de buena calidad.

Si compráis el té a granel os tenéis que hacer con un portatea o con una tetera (o taza) con filtro. Son muy fáciles de limpiar, porque el té húmedo forma una masa compacta que se puede tirar a la papelera sin que se desprendan las hojitas. Luego, limpiar el filtro utilizado con un poco de agua sería suficiente. Recomiendan no enjabonarlos porque pierden calidad.

IMG-20160207-WA0010 (1)Otra cosa que hacemos mal es la preparación del agua. Nada de poner un poco de agua en un vaso y al microondas. Así no se prepara el té. Lo ideal es tener una tetera donde poner agua al fuego. Cuando empieza a hervir se retira ese agua y se añade agua “nueva”; se pone de nuevo al fuego hasta que esté caliente, no hirviendo. El agua burbujeando no sirve para darle un buen sabor al té. Todo lo contrario. Recuerda: el agua debe estar caliente, no hirviendo.

Cuando tenemos el agua caliente se añaden las bolsitas o el portaté al agua caliente y se cubre para que absorba todas las propiedades. El tiempo de espera debe oscilar entre tres y cinco minutos, dependiendo de la intensidad que queramos conseguir. Más tiempo amargaría el sabor del té. Después se retiran las bolsitas y ¡está listo para servir!

 

 

IMG-20160207-WA0011 (1)

La hora del té es algo fino y elegante que hemos importado de nuestros vecinos los ingleses y, por eso, todo se debe servir en tamaño pequeño. El té se sirve, preferiblemente, en tazas de porcelana y sobre un platito donde apoyar la cuchara. Lo menos apropiado es el cristal, pero es cierto que ya se preparan muchas tazas de té con este material.

El té se echa desde la tetera a la taza con una cierta distancia, para permitir que se oxigene la bebida. Si nos parece que tiene un sabor demasiado intenso podemos añadir un poco de agua para suavizarlo. El té también se sirve con rodajas finas de limón o con leche. De esta última forma es como se bebe el té en Inglaterra. Ellos añaden un nubecita de leche una vez servido el té en la taza.

 

 

 

IMG-20160207-WA0009Junto a la tetera y las tazas se debe colocar un pequeño cuenco con terroncitos de azúcar moreno. Además, es típico acompañarlo también por pastas de té (pequeñas galletas de mantequilla), mini tostadas de pan multicereales y tarritos de mermeladas de distintos sabores. Recordad, que todo debe tener proporciones pequeñas. La hora del té es una sencilla merienda antes de la cena, y no debemos comer mucho.

Como veis el acto de beber té es casi un arte, que debemos aprender para hacerlo bien y disfrutar de esta práctica.
Espero que hayáis disfrutado de esta “clase teórica”. Acordaos de compartirlo tanto si os ha gustado como si no, porque seguro que para muchos puede ser muy útil.

¿Preparamos el té?

Un gran abrazo.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RECIBE TODAS MIS NOVEDADES

Suscríbete a mi newsletter para estar al tanto de todas las novedades de mi web