CARTAS AL PARAÍSO (I)

3 de febrero 

Querida Sara,


Acabo de llegar. Ya sé que tú no querías que viniera pero debes entenderme. Lo quiero, lo quiero tanto. Me duele mucho haber terminado contigo como terminamos porque sabes que te quiero mucho pero no podía seguir allí. El amor era demasiado fuerte para quedarme en aquel lugar, lejos, sin parar de llorar todo el rato o disimulando que todo estaba bien.
Espero que algún día puedas perdonarme y entenderlo. Sabes que volveré a verte y deseo que me acojas bien, como siempre, con el amor que nos tenemos.
Ahora soy feliz Sara, muy feliz, Rayid me ha pedido matrimonio y yo he aceptado. Fue hace dos noches, me llevó a la plaza en la que nos conocimos. ¿Te acuerdas? Estábamos allí nosotras intentándonos hacernos una foto y llegó él. La verdad es que salimos fatal en esa foto, pero se nos ve felices. La tengo aquí conmigo.
Vamos a casarnos por el juzgado para dejar la religión a un lado. A él no le importa, está muy contento.
Bueno Sara contéstame. Sabes que mi felicidad no es plena si no estoy bien contigo. Solo espero que puedas entenderme. Y perdonarme…

Un beso,
Silvia.

amacrema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *