perdida

PERDIDOS TODOS CON “PERDIDA”

 Hace aproximadamente un año una portada captó mi atención en una librería. Se trataba del libro Perdida de Gillian Flynn. Cogí un marca páginas de publicidad para recordar colocar ese libro en el estante de “próximas lecturas”. Ese mismo día, otra novela llamó también mi atención, La verdad sobre la señorita Harriet de Janes Harris y también guardé en mi bolso el marca páginas de la novela. Coincidiendo con el día del libro (fecha sagrada para mí para ir a la librería y darme el gustazo de comprar un libro cualquiera, de esos que lees por placer y no por obligación), compré la segunda obra que por alguna razón llamó mucho más mi atención. En verdad, ambas sinopsis son muy parecidas. La primera sobre una extraña desaparición y la segunda sobre un asesinato en el pasado y una asesina que tal vez no lo sea. Las dos novela buscan crear esa incertidumbre en el lector sobre su creer o no la palabra de los protagonistas sobre sus coartadas.
Portada de la novela traducida al español

Ahora ha llegado a los cines la adaptación de Perdida, protagonizada por Ben Affleck y Rosamund Pike. Todas las críticas alaban esta nueva obra cinematográfica basada en el gran éxito editorial y ahora las librerías del mundo entero ponen en sus mejores estantes la novela; eso sí mostrando una nueva portada con la imagen de sus ya personajes del mundo real. Sí parece que sea una historia que enganche: mujer desaparecida, marido sin coartada con todas las posibilidades de haberse deshecho de ella, ambientación misteriosa y casa maravillosa, protagonistas escritores, las palabras de un diario, etc.


Sin embargo, me pregunto: ¿qué razón les ha llevado a los de la productora a elegir esta y no otra (por ejemplo La verdad sobre la señorita Harriet) para llevarla a la gran pantalla? Creo, sinceramente, que esta es una gran pregunta. Tan solo por el hecho de haber sido llevada al cine, muchos miles de lectores querrán leerla. De hecho, antes de la película es muy probable que ni hubieran oído hablar de ella, a pesar de que su portada negra con las letras en rojo sea tan llamativas. Es más, estoy segura de que la gran mayoría de los espectadores de todos los cines del mundo desconocen que proceda de una novela que ya llevaba varios años en el mercado editorial.

Es realmente una suerte para esa novela que hayan decidido adaptarla al cine. Yo tengo que confesar que no tuve tiempo de leerla en su momento y, de hecho, no creo que lo haga, por dos razones muy simples. La primera porque leo para conocer nuevas historias y seguro que hay miles de novelas escondidas en las librerías deseando ser también leídas; y lo segundo porque tengo que sincerarme y comentar la mala calidad de la historia. Y me refiero a la trama, no entraré en el terreno de lo literario porque reitero, no la he leído. Es, sin duda, una buena historia, una trama aparentemente bien montada, pero la resolución del conflicto queda completamente en el aire. Y no haré aquí un spoiler de Perdida, porque estoy segura de que muchos de vosotros tendrá planeado verla. Simplemente, quería criticar la poca verosimilitud que la autora le dio a la hora de resolver el misterio y la desaparición. Existen datos muy difusos que no acaban por clarificarse. Y esto es lo que bajonea el final de la historia. Los espectadores nos quedamos en la sala esperando que ocurriera algo más, un detalle más que nos explicase el porqué de muchos asuntos. Sin embargo, la película refirió su final abierto, incoherente e inexplicable.
Fotograma de la película

De la misma manera advierto que es realmente una cinta entretenida, llena de suspense y que invito a verla a todo el que quiera, pero con un final mejorable. Su escritora, Gillian Flynn, es sin duda una afortunada porque ha visto como su historia ha llegado a los cines y será testigo, además, del incremento de la venta de sus libros. Parece que la escritora es una apasionada del género negro y el género de terror y que esta novela consiguió destronar a las Sombras de Grey como número uno en ventas en Estados Unidos. Parece que estamos ante un nuevo fenómeno cinematográfico y editorial porque si así lo desea podrá sacar una segunda parte de esta historia y todos corremos al cine a y las librerías para descubrir un final más convincente.

                                                                                                                     África Crespo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *