AFRICA CRESPO PASEANDO POR VIÑAS

La mancha rural y las rutinas de casa – nos mudamos

¡Hola a todos!¿Cómo estáis? Una semana más os dejo mi nuevo post. Hoy va de divagaciones, porque me gusta compartir con vosotros recuerdos y aprovecho la ocasión para mandaos un anhelo del regreso a la Mancha rural, que tanto estamos disfrutando en los últimos meses. ¡Espero que os guste!

Casa, las mudanzas y septiembre

Desde niña tengo asumido que cuando llega septiembre hay que hacer mudanza en casa. Así es, cambiamos muebles de sitio, sacamos toda la ropa de los armarios, tiramos la que no nos vayamos a poner (o la donamos si está en buen estado), colocamos en perchas la ropa de otoño que acabamos de comprar, dejamos sobre el escritorio el estuche nuevo junto a los libros recién forrados, comenzamos los deberes en el cuaderno nuevo.

Recuerdo en un septiembre que en casa hicieron limpieza de libros. Sí, así es, en casa siempre ha habido montones de libros. Y me encontré con dos tesoros. Uno fue un cuadernillo de actividades de francés de mamá que estaba sin estrenar. El otro, un cuaderno de cuadritos rústico también de mamá y también nuevo (aunque algo vintage). El cuaderno lo guardé con mimo durante años porque quería que lo que escribiera allí fuera realmente importante. Y así fue, pero esa es otra historia.

Me senté en el escritorio de papá, rodeada de cajas de libros para donar y para guardar en el trastero, con mi estuche lleno de lapiceros nuevos y el cuaderno de francés. Jamás había dado francés, en el colegio dábamos inglés, pero aquello debía ser parecido. Así yo me puse en mi rol de maestro-alumno y me hice las primeras páginas del cuaderno leyendo el francés como si estuviera leyendo en inglés.

Me habría encantado guardar aquel cuadernillo de actividades, pero imagino que o fue a la basura o cayó en alguna de esas cajas que aún siguen guardadas en algún rincón de un viejo trastero.

Regresamos a casa, regresamos a la España rural

En las últimas semanas estoy dándole vueltas a mi cabeza para encontrar de nuevo un cuaderno rústico, de hojas de cuadritos, que me devuelva la inspiración. Y acabo de darme cuenta de que esta vuelta a mis orígenes, a casa, a mi Mancha rural me han ayudado a ello. Hace poco leí Feria, de Ana Iris Simón. No sé si os suena o lo habéis leído ya. Os lo recomiendo. Es una novela banal, realmente, la vida misma, la vida de pueblo, las costumbres, la familia. Pero es lo que a mí me gusta.

Me emociono asomada en mi terraza con la Mancha a mis pies. Sin ruidos y sin prisas. Quiero hacer todas esas cosas típicas de pueblo y cuanto más pueblo mejor.

Disfrutar de las fiestas populares con los primos y los vecinos, como hacía de niña en las fiestas de mi barrio. Recuerdo que las cogíamos con tanta ilusión que disfrutábamos hasta el último segundo en la calle, jugando, merendando y cenando, dando vueltas con la bici y despidiéndonos del verano. Suelo pasear por las calles de mi infancia. Descubrir casas viejas con encanto. Llevar a mis niños a jugar a los mismos sitios donde he jugado yo. Y recoger por escrito todas estas vivencias porque, ¿qué es la vida sino una novela?

La España rural y vivir con felicidad

Me he aficionado a leer artículos y novelas de gente que ha regresado a la España rural, o que la acaba de descubrir. Tal vez esta sea la huella que ha dejado la pandemia, el deseo por ser libres, por vivir junto a la naturaleza, y por que los niños crezcan rodeados de su familia, como lo hicimos nosotros. Nosotros que fuimos aquellos milenial que se fueron a Madrid a vivir la vida libre, a salir, a probar todos los restaurante, a visitar todos los museos y a ver todos los estrenos de cine. Ahora queremos lo que teníamos. A lo mejor es cierto eso de que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

Mi novela, sin yo pensarlo, al final se ha centrado en eso: en la Mancha rural, en la mujer trabajadora y valiente, en la importancia de la familia, en olvidarte de las prisas y vivir siendo feliz.

Y a este hilo quiero recomendaos la novela que acabo de terminar, El bolígrafo de gel verde. Que me perdone su autor, Eloy Moreno (si algún día lee estas líneas), porque a él no le gusta contar de qué tratan sus novelas en una sinopsis, pero yo os voy a contar que la novela va precisamente de eso: de estar cansado de la vida que tenemos por monótona, por tediosa, por repetitiva. Al final con ello no llegamos a nada y solo se vive una vez, por lo que es importante que llevemos la vida que queremos, la que deseamos y no lleguemos al final con esa sensación de arrepentimiento por lo que no hemos llegado a conseguir.

Y hasta aquí el post de hoy. Espero que os haya gustado y motivado, nos leemos la próxima semana.

África Crespo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

RECIBE TODAS MIS NOVEDADES

Suscríbete a mi newsletter para estar al tanto de todas las novedades de mi web