GIN TONIC

 ¡¡Hola a todos!! Por fin es viernes y eso significa que tenemos por delante todo un fin de semana para disfrutarlo. No me había olvidado de vosotros, ni mucho menos. Quería esperar al viernes porque he pensado que es un gran día para publicar el tercer capítulo del relato Sabor a cayena y a miel. Me encanta saber que os está gustando. La historia se pone cada vez más interesante. Muy pronto sabremos qué le ocurre a María con este amor misterioso que ha aparecido en su vida cuando menos lo esperaba.

Disfrutad de la  lectura y recordad compartirlo para que llegue a más lectores.

Un fuerte abrazo.

III. Gintonic

Salieron del restaurante entre risas y cogidos de la mano. Varios guardaespaldas les esperaban en la entrada. Se subieron al coche oscuro con los cristales tintados que les esperaba en la puerta. La invitó a acompañarle a su casa. María estaba nerviosa. No podía creer que ciertos sentimientos de la juventud volvieran a florecer. Temía ser una insensata chiquilla con cuerpo de vieja. images

Todo le impresionaba. Ernesto salió rápido del coche para abrirle la puerta. Le extendió la mano para ayudarla a salir del coche y entraron en la casa. Notaba el palpitar del corazón en el pecho. Una doncella le cogió el abrigo y se retiró. Ernesto la invitó a entrar en el salón. Todo estaba cuidadosamente colocado. Miró de un lado al otro curioseando. Se preguntaba qué ocurriría después. Ernesto la sorprendió por un lado extendiéndole una copa. María la aceptó, para su sorpresa, pues hacía décadas que no probaba el alcohol.

−¿Qué te parece?

−Bueno…− dubitó−, faltan flores.

−¿Flores? ¿Es lo que se te ocurre decir? –Ernesto rio con una leve carcajada. –A mí siempre me ha parecido una casa muy triste. No tiene calor de hogar.

María respiró profundamente. Ciertamente no lo parecía. Jamás cambiaría el confort de su casa por aquella gran sala preparada para grandes cenas con desconocidos con los que de poco podía hablar.

Alguien había puesto música. Era una melodía sutil que surgía desde algún lugar de la estancia. Ernesto tomó la mano derecha de María y la asió de la cintura, suavemente, acercando su cuerpo contra el suyo con sensualidad. María se apoyó en su hombro. Olía bien. Sus cuerpos se articularon al son de la música. Ernesto la miró sonriente y acercó con cuidado sus labios a los de María. No podía creerse que aquello estuviera pasando. Y lo extraño es que le estaba gustando. Estaba gozando de un instante tan íntimo que nunca, nunca jamás, hubiera imaginado que ocurriría. Ya no se sentía culpable de nada. Ya no era una mujer casada, al fin de cuentas. Volvía a sentirse joven.

Volvió a casa a la mañana siguiente. Aún estaban tirados los zapatos en la moqueta de su dormitorio. Las toallitas desmaquillantes seguían sucias sobre el mueble del lavabo. Empezó a recoger todo al tiempo que puso la cafetera en la vitrocerámica. El sonido la sobresaltó en su momento de paz.

−Mamá −escuchó a Carla al otro lado del aparato−, te he mandado un correo, ¡ábrelo!
Aquello sonaba, sin duda, como una orden. Encendió el ordenador portátil y esperó con la mirada perdida y la taza de café entre sus manos. Varios minutos después ya estaba en su pantalla la página del periódico: «Alguien había visto al presidente muy bien acompañado». Se asustó. Empezó a temer que las últimas semanas se rompieran en mil pedazos.

amacrema

(Capítulo III, Gintonic, en Sabor a cayena y a miel, tercer finalista del III certamen de relato corto Villa de Socuéllamos)

II Palco principal

Muy buenos días a todos. Hacía mucho tiempo que no escribía por la mañana. El frenético día desemboca en momentos robados a la noche para poder dedicaros un poquito tiempo. Por eso, hoy que me han dado el día libre, no he querido perder la oportunidad. Tengo la agenda del día de hoy casi planeada al milímitro, pese a que este miércoles se presentaba tranquilo. Media agenda dedicada a la literatura y la otra media a liberación social, trabajo y ocio, todo necesario.

Empiezo el día compartiendo con vosotros el segundo capítulo de Sabor a cayena y a miel, se titula Palco principal. Antes de dejaos disfrutar del mismo, agradeceos los comentarios del primer capítulo. Me alegro de que os gustara y os despertara la curiosidad para seguir leyendo. Ya no me enrollo más.Disfrutad de la lectura. Feliz día.

amacrema

                                                 II. Palco principal

−Estoy empezando una relación− espetó a sus hijos. Llevaba tantos días deseando contárselo que sus palabras salieron como dardos encendidos. –Sé que tal vez no esté del todo bien, que está muy cerca el fallecimiento de vuestro padre y que no tengo edad para ello, pero tengo que decir que yo no buscaba nada de esto. De repente, un día, sentí que me había vuelto a enamorar, que empezaba a tener de nuevo ganas de verme guapa por la mañana.

Sus hijos la miraban sorprendidos, más por el desconocimiento absoluto de todo ese asunto que por que su madre hubiera empezado una relación con setenta años. Carla, la mayor, tomó a su madre de la mano. La veía emocionada.

frases-de-amor-necesarias-en-una-crisis-de-pareja
−Mamá, deja de sentirte culpable. No puedes sentarte en el sillón del comedor viendo telenovelas y esperar a que llegue tu turno. Es normal que quieras seguir viviendo, disfrutando de la vida, viajando, pintándote los labios cada día, como has hecho siempre. El negro no te sienta bien, te hace demasiado flaca.

Ramiro y Cristóbal no decían nada. Ramiro jugaba con el pequeño Gonzalo. Apenas lo veía. Era el inconveniente de vivir cada hermano en una punta del país. Cristóbal proyectaba su mirada hacia el suelo. Pensaba que debía sentirse furioso con su madre. Aún echaba de menos a su padre y aquella situación lo enterraría para siempre.

−Necesito vuestra bendición, vuestro visto bueno. Al fin y al cabo todo va a terminar saliendo a la luz pública. No será una simple relación de vuestra vieja madre, va a ser una bomba mediática.

−¿Y tú lo has pensado bien, mamá?− la interrumpió Ramiro. –Nosotros nunca hemos pertenecido a ese mundo y ahora verá tu vida expuesta a todo el país. Tienes que valorar si te compensa. Si nos compensa a todos.

−No seas injusto, Ramiro. Nadie va a interesarse por tu vida. Se interesarán por mamá, claro, por saber quién ha ocupado el corazón del presidente del gobierno. De todos modos no entiendo por qué la vida privada de este presidente ha acaparado tanta atención. Creo que esto no ha ocurrido nunca, ¿no?

−Por eso lo digo, Carla. Mamá pasará del anonimato a salir en las portadas de toda la prensa del corazón. Y, con el tiempo, querrán saber quiénes somos nosotros, a qué nos dedicamos, nuestro pasado, nuestras…

−¡Vale ya!−gritó María. − Parece que habláis de mí como si yo no estuviera. Tan solo quería contaos mi relación, preguntaos si vais a poner alguna pega a que nos veamos, no que auguréis cosas que pueden pasar en el futuro. Al fin y al cabo su vida pública es algo que debo aceptar al querer estar con él –respiró con profundidad antes de continuar−. De todos modos, y para que estéis tranquilos, al menos de momento, su jefe de prensa le ha dicho que llevemos la relación lo más privada posible, no quieren que una relación sentimental le haga perder votantes.

−No creo que dejen de votarle porque haya decidido compartir su vida contigo –le dijo Carla a su madre apretándole el brazo. Volvía a ver a su madre radiante. Observó que había vuelto a hacerse la manicura. Hacía varios meses que parecía haberse cansado de verse guapa.
−Sé feliz, mamá. Te lo mereces – sentenció Cristóbal. – Carla tiene razón, que te hayas quedado viuda no te condena a esperar la muerte. Ilusiónate, haz planes, vive.

amacrema

(Capítulo II, Sabor a cayena y a miel, tercer finalita del III certamen relato corto Villa de Socuéllamos)

SABOR A CAYENA Y A MIEL

¡¡Hola a todos!! He estado tomándome un descanso mientras me adaptaba al nuevo curso, pero no me he olvidado de vosotros. Sigo aquí con las pilas cargadas para dar mucha guerra todo el invierno. Ya está aquí noviembre, uno de mis meses predilectos, como ya sabéis. Y para celebrarlo voy a empezar compartiendo algo que me habéis pedido y suplicado durante todo el verano: el relato con el que quedé finalista del III certamen de Narrativa corta Villa de Socuéllamos. Hoy os dejo el primer capítulo, Mariposas, y espero que lo disfrutéis. Espero ansiosa vuestros comentarios. Un fuerte abrazo para todos los que seguís al otro lado de la pantalla. Feliz noviembre. Sed felices.

                                                                    I. Mariposas
Se pintó los labios con una barra color nude. Con brillo. Se miró durante algunos instantes al espejo y se sonrió a sí misma. Había empezado a saltarse cualquier prejuicio. La charla con sus hijos esa tarde la había liberado. Sin duda. No había podido evitar sentirse culpable por lo que estaba haciendo. Parecía una adolescente que le oculta a sus padres una relación amorosa. Se perfumó. Volvió a observar el maquillaje perfectamente aplicado y salió del cuarto de baño.

mariposas20decorativas20de20papel20reciclado201Sobre su cama la esperaban dos posibilidades: un vestido negro con las mangas de encaje o un traje de chaqueta crudo con un cuerpo negro. Sobre su mesa- escritorio el ordenador portátil mostraba con una luz intensa las imágenes del famoso restaurante. Prometían privacidad y alta cocina de diseño. No aparecía ningún precio en la carta. Platos perfectamente elaborados para pasar una velada agradable. Sabía que debía estar a la altura. Vestido negro. Salones del mismo color y cluch plateado. Se miró en el espejo de su dormitorio. Estaba perfecta. Sonrió.

Bajó las escaleras con precaución de no caerse. Desde muy joven se había acostumbrado a deslizarse con elegancia allá por donde fuera. Como si sus pies apenas rozaran el suelo. No importaba el calzado. Cogió el teléfono de la entrada y pidió un taxi. En diez minutos estaría allí.

Se cubrió el cuerpo con un abriguito corto de pelo de zorro. Lo compró hace décadas en una feria vintage con apenas varios usos. Había sido, sin duda, una de las mejores compras que había hecho. Miró desde el pasillo la mesa de la cocina y se visualizó esa misma tarde allí sentada, rodeada de las miradas de sus hijos. El peluche del pequeño Gonzalo se había quedado sobre una de las sillas. Le encantaba ser abuela. En contra de lo que se pudiera pensar, la hacía sentirse mucho más joven.

Escuchó el coche parar en la calle. Apagó la lamparita del mueble de la entrada y salió cerrando tras de sí la puerta.

− A Ten con Ten, por favor− le dijo al taxista.

Apenas tardó veinte minutos en llegar. Le asaltaron las dudas. No sabía si debía entrar o esperarlo fuera y llamarle por teléfono. Recordó que hace algunos días su hijo pequeño le había instalado en el móvil una aplicación para mandar mensajes. La misma a la que todo el mundo estaba enganchado. Él también la tenía instalada en su teléfono móvil. «Ya estoy aquí», le escribió. Recibió de inmediato una respuesta: «Entra, alguien te acompañará a la mesa». Pagó al taxista y le agradeció amablemente el servicio antes de salir del vehículo.
Efectivamente, el maître la saludó en la entrada y le pidió que lo siguiera. Pasaron casi entre bambalinas. Nadie podía verla por la cantidad de cortinas que separaban pequeñas salas privadas. Se sentía tremendamente especial. Estaba viviendo un sueño del que nadie era aún partícipe. Esa privacidad la hacía importante. Y no era para menos.

Él ya estaba allí. La esperaba sonriente con una copa de vino ya servida. Nadie estaría con ellos en su reservado. Se levantó de la mesa para besarle con sutileza la mano.

−Bella −le dijo, −como siempre.

Retiró la silla para dejar que se sentara y la ayudó a ponerse cómoda en la mesa. Después, regresó a su sitio y puso la servilleta en sus rodillas. El maître entró con ellos para darles la bienvenida y agradecerles la confianza. Era obvio que alguien más empezaba a conocer aquella relación. Le temblaron las manos y tuvo que sujetárselas con disimulo. Uno de los camareros les contó con detenimiento el Menú del Chef: siete degustaciones de altura acompañadas por uno de los mejores vinos del país.

Charlaron de forma distendida y amena hasta altas horas de la madrugada. Había comido más de lo que estaba acostumbrada. Los años impedían el fácil metabolismo y permanecer delgada cada vez era más complicado.

(Capítulo I, Sabor a cayena y a miel, tercer finalista III Certamen de Narrativa corta Villa de Socuéllamos)

amacrema

5 películas recomendadas

En el post de hoy os quiero recomendar cinco películas para ver estos días calurosos. Y me parece gracioso porque lo escribo mientras veo Noches de tormenta, otra película que también podría recomendar en estas líneas. Pero antes de escribir ya lo tengo todo preparado y planificado en la cabeza, por lo que no me desviaré de mi camino. Me gustan los libros, pero no todo tienen que ser recomendaciones literarias, por eso aquí os dejo algo de cine que sé que os gustará.

Tengo que reconocer que nunca me ha gustado echarme a la siesta. Sé que es una buena práctica española, pero a mí siempre me ha parecido una pérdida de tiempo. Considero que es un momento del día tan tranquilo que puedes aprovechar para hacer prácticamente de todo sin ser molestado porque, como buenos españoles, todo el vecindario está disfrutando de su siesta. Y más aún en pleno mes de agosto, cuando el calor acecha y lo mejor es dormitar bajo el ventilador de techo que con su movimiento circular ayuda a conciliar el sueño.

En estos días aprovecho para ver películas que me gustaría ver durante el invierno y las tardes tan breves me lo impiden, otras llegan a mí por casualidad aportándome a su vez recomendaciones literarias y también aprovecho para ver clásicos que son de visionalizado obligatorio.

Una de las que más me ha gustado a ha sido Yo antes de ti, un auténtico canto al amor y a la vida. Se trata de un chico que lo tiene todo y un accidente le condena a vivir atado a una silla de ruedas con el único movimiento de su cabeza. Su madre contrata a una chica para acompañarle, aunque hay más intenciones en la madre del joven que no contaré para no estropeaos la película. Lo que ocurre entre ellos es imaginable, pero no es nada imaginable el desenlace ni el trascurso de esta maravillosa historia. Estos días, paseando por las librerías, he visto que acaba de publicar su autora la segunda parte de esta historia, Después de ti, y no puedo negar que me he quedado súper intrigada por saber qué ocurrirá después.

  • después de ti
  • yo antes de ti

Otra recomendación es La modista. Era uno de mis pendientes cinematográficos de este invierno, junto a Kiki, el amor se hace. La modista me ha parecido una película muy original, tanto en el argumento, como en la fotografía y en la forma de contarlo. Todo parece un cuento con un doble fondo, juegan con los colores gracias a los que consiguen crear un ambiente de misterio y de contrastes de sentimientos. Una mujer vuelve a su pueblo natal para acompañar a su madre, una mujer destartalada que aparenta síntomas de locura. Poco a poco iremos descubriendo por qué se vio la protagonista obligada a abandonar su pueblo y huir. Su regreso no pasará desapercibido. Un aurea de misterio y belleza se mezclan en este imprescindible. Si no la habéis visto aún no perdáis más el tiempo.

la-modista-kate
En cuanto a Kiki, el amor se hace tengo que reconocer que me ha gustado más de lo que imaginaba. Creí que iba a ser mucho más pornográfica, pero no me lo ha parecido. Es una película erótico-festiva que se toma con humor diversos problemas de la sociedad española en temas de amor. La película mezcla diversas historias para exponer diversos aspectos humanos. Un imprescindible ideal para el verano.

kiki
Y, para terminar con este interesante post de hoy, hablaré de dos clásicos imprescindibles. Uno es Telma y Louise, una película que engancha desde el primer minuto, cuando Susan Sarandor termina su jornada de trabajo en una cafetería y convence a su amiga para salir de viaje, ignorando la prohibición de su marido. Todo se irá complicando para estas dos aventureras conforme se vayan sucediendo los acontecimientos y no podréis parar de verla hasta el final. Un desenlace tan inesperado como toda su aventura. Telma y Louise se descubrirán a ellas mismas y verán lo que son capaces de hacer la una por la otra. thelma_primary

dos en la carretera 1
Y como guinda del pastel he dejado la mejor: Dos en la carretera de mi queridísima Audrey Hepburn. Un matrimonio se muestra en cuatro momentos diferentes de su relación, de manera alterna, ofreciendo al espectador los cambios de opinión conforma van pasando los años. Una relación que se va complicando y que terminará por machacar a una pareja que se ama de forma incondicional. Un viaje a reencontrarse, a volver a enamorarse, a sobrevivir en la pobreza y a ahogarse en la riqueza. Una carretera por la que pasarán una y otra vez en distintas etapas y que no les será en balde. Creo que cualquier película de Audrey Hepburn es una apuesta segura. Me están entrando unas ganas infinitas de volver a ver Desayuno con diamantes por enésima vez, creo que es la mejor película que he visto nunca. Os dejo una graciosísima fotografía de mí imitando a Audrey al inicio de la película, frente a la tienda Tiffany ´s de Nueva York, mientras desayuno con diamantes.

desayuno-con-diamantes-audrey-hepburn-379x500

fdesayuno bynjpeg
El verano está siendo estupendo, ciudad y playa. Algo de lectura y un té frío para acompañar. Familia y amigos para disfrutar de estos días. Os deseo a todos pasar un feliz verano, porque aún queda hasta la llegada de septiembre.

Un gran beso para todos y gracias por estar al otro lado.

Amacrema

5 LIBROS PARA AGOSTO

Hola a todos. ¿Cómo estáis? Imagino que disfrutando de las vacaciones los que podáis, y para los que no, mucho ánimo para soportar estos días de calor. Hace mucho tiempo que no dedico un post para recomendar libros y hoy os traigo cinco ideas muy exquisitas para que aprovechéis estas tardes de siesta, perfectas para la lectura.

virgenessuicidasHace varios meses que ando detrás de este libro ya que la escritora Espido Freire lo recomienda a sus alumnos de los cursos de escritura. Se trata de Las vírgenes suicidas, de Jeffrey Eugenides. Fue la primera novela del autor y ha sido llevada al cine. El misterio y la intriga mantienen la atención del lector hasta el final. Cinco hermanas se suicidan en apenas un año y sus motivos son todo un misterio para los vecinos de la localidad. Veinte años después, los que fueron adolescentes en aquel momento lucharán por resolver el misterio de sus muertes. Interesante, ¿verdad…?

ulisesyacir
La novela Música blanca es aún una materia pendiente y ya no solo de leer, sino de encontrar. Lleva varios meses detrás de este libro y no consigo hacerme con él. Pero, como no hay mal que por bien no venga, he encontrado este nuevo libro de la autora Cristina Cerezales Laforet, hija de la admirada Carmen Laforet autora de Nada (totalmente recomendado si aún no lo habéis leído), Ulises y Yacir, que cuenta la historia de amistad entre dos jóvenes y sus dos mundos: Tanger y España, y su confluencia en la costa de Cadiz, durante unos días que les cambiaran la vida. Dos culturas enfrentadas que pueden llegar a tener mucho en común, dos familias con muchas dificultades y problemas tan en boga como la llegada de inmigrantes a en patera a nuestro país. Ulises y Yacir es una historia muy apetecible para este mes de agosto.

La nueva novcamileela de Pierre Lemaitre, Camile, también es un título muy adecuado para los días que quedan de verano. Se trata de la última parte de la tetralogía protagonizada por el comandante Camille Verhoeven. Anne Forestier queda atrapada en medio de un atraco a una joyería en los Campos Elíseos. Tras recibir una paliza que la deja al borde de la muerte, tiene la suerte de sobrevivir… y la condena de haber visto la cara del asaltante. Su vida corre un grave peligro, pero Anne cuenta con la ayuda del hombre al que ama: el comandante Camille Verhoeven. Una novela trepidante que sabe mantener la atención hasta el final.

el invierno en tu rostroLa autora Carla Montero estuvo entre nuestros entrevistados hace algún tiempo, nos contó su mecanismo de construir nuevas historias y su profesión literaria fortuita. Ella mismo dice que se encuentra en este mundo casi por casualidad, porque su principal profesión es ser madre. No obstante, no nos priva de disfrutar de las historias que corren por su imaginación como esta nueva novela, El invierno en tu rostro. La tranquilidad de dos hermanastros se verá interrumpida por un accidente de avión en el que sus dos ocupantes, aviadores franceses, mueren en el acto. La viuda de un piloto, la condesa Ursula Zalesca, aparece a las pocas semanas con una propuesta inaudita: llevarse a Guillen a Francia y educarlo como un hijo. Así que Guillen viaja a Lyon, estudia, aprende, se rodea de riquezas y se convierte en ingeniero. Pero no olvida a Lena, y mantienen una relación epistolar durante esos años. Mientras, Lena se muda a Oviedo, donde vivirá el estallido de la guerra civil. Lena comienza a trabajar en un hospital como enfermera voluntaria. Guillen hará todo lo posible por llegar a Oviedo. Una novela ambientada entre la Europa de la Segunda Guerra Mundial y la España de la Guerra Civil, pasando por el frente Ruso o el calido y exuberante Tanger de los años cuarenta. La tabla esmeralda o La piel dorada son dos novelas más de esta escritora muy recomendables.

Y para terminar, todo un clásico de verano: Sentido y sensibilidad, de Jane Austen, una novela de familias empobrecidas y amores complicados. Es uno de esos títulos que se dejan para el verano, pues ya es verano. ¡A disfrutarlo! Y no pierdo la oportunidad de recomendaos también Conociendo a Jane Austen, esa maravillosa película del club de lectura que realizan un grupo de personas para leer todas las obras de esta escritora. Maravillosa y perfecta para verla estos días. sent y sensi

Espero que estas ideas os sean de ayuda e inspiración. Me despido desde el Café del Jardín, en el museo del Romanticismo, un enclave literario perfecto,  hasta donde me he venido para escribir estas recomendaciones literarias.

jardinromanticismo
Feliz día a todos y hasta la próxima.

Amacrema

PASAR DESAPERCIBIDA

Muy feliz día a todos. Me encanta pasear por las calles y visitar lugares recónditos que, a veces, surgen por casualidad, y en otras ocasiones callejeo sin descanso hasta dar con el lugar deseado. Os invito a acompañarme hoy en uno de estos paseos calurosos entre cultura diversa que regala impresiones a los sentidos.

Ramon_Casas_Interior_al_aire_libre_t[1].jpg

Conocía una librería de oídas desde hace bastante tiempo. Tuve la oportunidad de entrar cuando fui a la presentación de Cinco esquinas, del Nobel Mario Vargas Llosa, pero el miedo a quedarme sin sitio me negó su entrada. Por eso el reencuentro fortuito con ella no me lo ha impedido en esta ocasión. Hablo de la librería Antonio Machado, ubicada en los bajos de Círculo de Bellas Artes. Un hombre muy mayor me recibe entre libros y papeles, casi sepultado tras un mostrador. Dos dependientes más trabajan a destajo detrás de sus mostradores. Parecen no notar mi presencia. Yo camino sigilosa entre los pasillos de la librería, muy bien colocada y estructurada, por temas, por orden alfabético y por idiomas. Un lector lee con detenimiento las contraportadas de varios libros, sin prisa, como si no tuviera nada que hacer. Yo paso una vez más sigilosa a su lado y no se inmuta. Me encanta sentirme como un fantasma y poder observar sus impresiones, sus posturas y hasta casi intuir sus pensamientos.

dos veces única
Algunos títulos nuevos llaman mi atención, como el último libro de Elena Poniatowska, Dos veces única, tengo ganas de leerlo, por lo que lo añado a mi larga lista de libros pendientes y sigo mi camino. Un paseo interrumpido por una librería pendiente porque mis pasos no se dirigían hasta allí. Varias mujeres toman café en las cafeterías que rodean la zona. Muchas familias europeas visitan estos días nuestra capital, con gorras y botellas de agua que parecen calentarse al instante. Estos calores tan agobiantes de un agosto que no da tregua.

Sigo mi paseo entre cuadros y observo a los visitantes mientras disfruto de una colección impresionista y vanguardista. Me encanta ver en la realidad obras de arte que han invadido mis apuntes universitarios, o ejemplos que acompañan a obras literarias del pasado siglo. A veces, un cuadro puede expresar una idea mejor que un verso o que una novela. Algunos paseantes miran los cuadros sin detenerse a penas unas milésimas de segundo. Otros, como yo, camino frente a ellos hasta que encuentro alguno que me asombra y me obliga a pararme. Lo miro en profundidad, intentando retenerlo siempre en mi retina, como si eso me permitiera llevarme el cuadro para siempre. Me alejo y vuelvo una vez por si he olvidado algún detalle. Querría reproducirlo en mi memoria dentro de algunos años. Varios visitantes me hacen soltar una carcajada interior. Está permitido hacer fotografías y ellos no cesan en su empeño de llenar sus cámaras con imágenes de sus cuadros favoritos. Como si eso les permitiera llevarse a casa las obras reales. Intento no caer en la tentación de hacer lo mismo que los turistas y fotografiar un Monet o un Matisse que despierta mi admiración. Qué goce visual poder disfrutar de estas obras. Sin embargo, mi admiración es aún mayor por mi memoria, ya que consigo recordar títulos, autores y hasta técnicas pictóricas de mis años universitarios. Al parecer el estudio sirve también a largo plazo.

Salgo después de haber disfrutado largo rato del aire acondicionado. La soleada plaza de las Cortes, casi vacía me hace imaginar a los diputados dentro del congreso discutiendo por los mejores sillones, sin llegar a ningún acuerdo, sin darse cuenta de que lo que queremos es que gobiernen todos juntos, intermcambiando opiniones, enriqueciendo nuestro país, nuestra educación, nuestra sanidad, nuestra política social… Nadie se atreve a cruzar la plaza, hace demasiado calor. Algún turista se recrea fotografiándose entre los leones. Los policías, con sus chalecos antibalas bien abrochados, hacen guardia como pueden, en silencio, con el solo sonido de sus pasos.

telma y louise selfie
Y me alejo de allí corriendo como puedo, buscando la sombra y deseando poder meter los trajes de baño en la maleta y disfrutar del mar, que, al fin y al cabo, es donde debemos estar estos días.

Espero que estéis pasando unas felices vacaciones.

Amacrema

UN PASEO POR LAS DELICIAS

Estos días he aprovechado para ver la exposición de la obra de El Bosco en el museo del Prado de Madrid y he aprendido muchas cosas sobre el artista y su obra. ¿Sabíais que pintó sobre su propia obra cuando algo no le cuadraba? Los restauradores del museo han escaneado su obra para descubrir qué pintó el artista bajo lo que se ve a simple vista y luego quiso eliminar. Hoy nos damos un paseo por el Jardín de las Delicias.

el jardin de las deliciasCada vez que voy al museo del Prado no pierdo la oportunidad de bajar a la sala de El Bosco y disfrutar de su grandiosa obra El jardín de las Delicias. Por eso, aprovechando estos días en los que el ritmo en la capital se ve gratamente paralizado, no he querido perder la oportunidad de visitar la exposición que con gran parte de su obra nos regala el museo hasta septiembre.

El Bosco pintaba a los pecados capitales: la envidia, la gula, la avaricia, la ira…, pero sobre todo pintaba para advertirnos de adónde nos podía llevar la lujuria y el poder material: al infierno. Por eso sus obras están llenas de contrastes, de luces y de sombras, de felicidad y de miedo, de belleza y de atrocidad. El Bosco quería avisarnos con sus obras del pecado, de las consecuencias de comer la manzana roja del árbol prohibido. Sin embargo, tras un buen rato observando El jardín de las Delicias, tengo que discrepar con el autor. No es un cuadro para criticar a los humanos, sino para alabarlos. Es un canto a la libertad, a la conciliación, que nos invita a hacer lo que nos dé la gana sin preocuparnos del qué dirán. Al fin y al cabo en la imagen del paraíso se muestra una visión pesimista de esa belleza, terminada siempre en la putrefacción de los seres que salen y entran al estanque, y el lado del infierno es aún peor: dolor, muerte, torturas, sangre… En cambio, la parte central de tríptico es alegría y libertad. Todo vale en ese mundo. Es un jardín, un jardín de las delicias.

Otra de las obras más espectaculares de El Bosco es su mesa a los pecados capitales. Siempre he imaginado lo bien que quedaría en mi salón, con un cristal que protegiera las imágenes. Y esto mismo deben pensar las personas que, de forma anónima y secreta, tienen en su poder partes de algunos trípticos de sus cuadros que aún a día de hoy están perdidos. Y leyendo esta información en los libros de consulta de la exposición me pregunto, ¿donaría a un museo un cuadro de El Bosco que, por casualidades de la vida, haya caído en mi poder? Difícil decisión. Prefiero no responder a mi pregunta.

Os recomiendo visitar la exposición de El Bosco, no hay mucho tiempo porque finaliza el 11 de septiembre y disfrutar de todos los cuadros que se exponen. De todos modos, El jardín de las Delicias pertenece a la exposición permanente del Prado, así como El carro de heno y la mesa de los pecados capitales, por lo que no hay excusa para desconocer estos maravillosos cuadros.

Espero que estéis pasando unas fantásticas vacaciones. Aprovechad para descansar y llenaos de energía positiva para afrontar con ganas el mes de septiembre.

Un beso para todos.

Amacrema

AVISO A ESCRITORES

¡¡Muy buenos días a todos!! Vuelve a salir este sol abrasador del mes de agosto (que yo siempre comparo con ahogo), pero no hay calor que no nos imaginemos fresquito. El post de hoy es algo especial porque necesitaba dar un aviso y una señal de alarma. Tengo muchas reseñas pendientes de escribir y de publicar y no me he olvidado de ellas, lo que ocurre es que mi tiempo ya no da para más.

fileHe pasado varios meses apartada por razones personales y en este tiempo no han parado de llegarme libros. Los leeré y los reseñaré con gusto a lo largo de estos meses, pero, dada la gran cantidad de lecturas que rebosan en mi estantería, perdonarme que no lo haga deprisa. Las iré publicando, sin dudam pero os pido paciencia. No tengo intención de negarle a nadie un pequeño lugar en mi blog www.amacrema.com porque me encanta recibir nuevas historias y leerlas, pero sabed que tardaré algunas semanas (si no meses) en publicarlas. Supongo que seréis comprensibles. No obstante, aparecerán antes en mis redes sociales (Facebook, twitter e Instagram), no os preocupéis.

Estoy tremendamente agradecida por la confianza puesta en mí y las muestras de cariño y afecto hacia mi blog y mi trabajo. Estoy cargando las pilas y apuntando muchas nuevas ideas que os encantarán.

¡¡No olvidéis compartirme siempre para llegar a muchas más personas!!Estoy preparando un post muy especial sobre la exposición de El Bosco que seguro os encantará.

Millones de gracias para todos y felices vacaciones.

PD. No olvidéis echar el libro en la maleta.

Amacrema

CUMPLIR OBJETIVOS

Estaba deseando volver a enfrentarme al papel en blanco para contaos cosas. Han sido muchos meses de trabajo duro e intenso y os he dejado bastante abandonados. Sabéis que no me gusta hacerlo, pero a veces no me queda más remedio. Me he dado cuenta de que últimamente protesto sobre el hacer lo que quiera y hacer lo que debo. Suelo decantarme por esto último, aunque deje por el camino llevar a cabo cosas que deseo. Supongo que en la vida va por delante el deber al querer y es mejor no pensarlo.

Quería hablaos en este primer post después de tanto tiempo de ambiciones y de cumplir objetivos. Me he dado cuenta de la maldad de la gente en este aspecto. No nos damos cuenta, pero solemos echar por tierra los planes de personas que con ilusión cuentan cuáles son sus propósitos de futuro, pero ¿por qué? Por envidia, frustraciones, falta de ambiciones… no lo sé. El caso es que debemos hacer oídos sordos a todos aquellos comentarios que quieran aplacarnos. Todo se puede conseguir. Solo hay que trabajar por ello.

A mi alrededor tengo la suerte de ver el ejemplo de personas que luchan día a día por cumplir objetivos, personas ambiciosas que tienen claro que con trabajo todo se consigue. Por eso me doy cuenta de que es posible y que ninguna idea es inalcanzable. Tan solo hay que desearlo y después trabajarlo: sangre, sudor y lágrimas, muchas lágrimas.

Me preocupan las personas que no tienen ningún objetivo en la vida, porque los objetivos nos invitan a tener ilusión y a levantarnos cada día con ganas de seguir trabajando, de esperar a que suene el teléfono o de recibir un correo electrónico con buenas noticias. Los objetivos nos dan vida y nos alejan de esa condena a la monotonía. Decía una de las personas más sabias de mi familia que era muy duro levantarse por la mañana agobiados por todo lo que teníamos que hacer, pero aseguraba que era mil veces más duro levantarse y darse cuenta de que ya tenía todo hecho. Nunca debemos llegar a tener esa sensación, porque aún está todo sin hacer. Una vez cumplido un objetivo tenemos que buscar nuevas metas, nuevas ilusiones por las que trabajar cada día.

Un viaje, un libro, un negocio, un blog de temática variada, cualquier cosa puede servirnos para darnos vida. Os aseguro que la llegada a la meta de un objetivo que ha costado mucho cumplir es lo más cercano que existe a la felicidad plena. ¡Practicadlo!

Feliz verano para todos.

Amacrema

EL MISTERIO DEL BRUJO DE LAS TRES MIL FLORES (16)

¡¡ Ya podemos disfrutar del capítulo número 16 del cuento de El misterio del Brujo de las tres mil flores!!. Espero que disfrutéis de este nuevo capítulo. Y recordad compartirlo para que llegue a más lectores y pueda ser leído por todos.

¡¡ Muchos besos !!

Capítulo 16

 

el misterio del brujo 16Carolo empujó con todas sus fuerzas el armario de la princesa hacia la ventana. Tenía la intención de retrasar la entrada de aquella gran Serpiente el tiempo necesario. O, mejor aún, desviar sus pasos hacia otra estancia. Todos los criados excepto Pepín corrieron a ayudar al valeroso caballero. Buscaron todos los grandes objetos para dificultar aún más la entrada a aquel lugar. Pepín aprovechó para correr a buscar las armaduras guardadas en las mazmorras del castillo y varias espadas que pesaban un horror. Arrastró todo aquello con dificultad por los corredores del castillo. Apenas quedaban ya criados en las diversas estancias. Todos corrieron a acompañar al Rey en el horrible trance. Continue reading →